El retardo de entrada o salida en una alarma tiene relación con el tiempo nos dejará la alarma antes de activarse o desactivarse en 2 situaciones diferentes. El funcionamiento puede ser diferente según necesitemos este tiempo para entrar o salir de casa.

Retardo de entrada en una alarma

El retardo o tiempo de entrada se utiliza en una alarma para poder entrar sin que se active la alarma. 

Al activar esta configuración tendrás un tiempo tras producirse una detección hasta poder desarmar la central. Este tipo de configuración suele utilizarse cuando necesitas aproximarte hasta la central de alarma para poder desarmar, pero antes siempre un sensor te detecta.

En la mayoría de alarmas, por defecto todas las zonas son de activación inmediata y si necesitas algún detector con esta configuración será necesario activamente manualmente. Es aconsejable utilizar el mínimo tiempo posible en esta configuración o no utilizarla más que lo imprescindible, ya que el tiempo que actives en esta configuración será el tiempo que permitas a un intruso en tu vivienda sin que se active el aviso.

 

Es aconsejable ajustar estos valores para evitar un tiempo a un intruso que pueda entrar en nuestra vivienda

 

Retardo de salida en una alarma

El tiempo de salida se utiliza para salir de la vivienda sin que se active la alarma.

En ocasiones necesitamos instalaciones en las cuales es necesario pasar delante de un detector tras armar el sistema. En la configuración normal, al armar la alarma, su armado es instantáneo, activándose la alarma por cualquier detección tras el armado. Para evitar esta situación puedes configurar la alarma con un retraso de salida que te permita salir de la vivienda tras pulsar el botón de armado.